Gran Reconocimiento para Belmond Maroma

675 429 Melanie Beard

Por quinto año consecutivo, el precioso Belmond Maroma Resort & Spa obtuvo las cinco Estrellas De Forbes, siendo así uno de los 10 hoteles del país en obtener las Cinco Estrellas de Forbes este 2020.

Los inspectores expertos en Hospitalidad de Forbes Travel Guide visitan en forma incógnita cada uno de los hoteles nominados, en alrededor de 16 países, para evaluarlos bajo más de 900 criterios y obtener así a los mejores desde 1958. El 75% de estos puntos se basa en el servicio, porque saben que es lo más importante durante una experiencia de viaje, aquello que hace que los huéspedes los guarden como memorias agradables.

Belmond Maroma Resort & Spa se encuentra entre verdes acres de selva y una playa galardonada en la Riviera Maya de México. Un oasis inmerso en una plantación de cocos de 200 acres, con una playa privilegiada y un mar cuyos colores varían entre azul turquesa y verde esmeralda, es la encarnación terrenal de la fantasía que nos llega a la mente cuando pensamos en el edén.

Belmond Maroma Resort & Spa nació como la casa de un arquitecto que la cadena internacional convirtió hace trece años en un magnifico resort. Cada detalle ha sido considerado y cada instante planeado. Las sonrisas y la eficiencia del personal marcan la pauta para los hoteles de alta gama.

Un paraíso tranquilo que ofrece un escape del ritmo acelerado de la vida cotidiana, las 63 habitaciones y suites del resort dan al turquesa del océano, con un spa inspirado en la herencia tradicional maya de la zona. El Kinan Spa fue construido tomando en cuenta los principios de la geometría maya. Alineado con las estrellas, este espacio crea un flujo de energía positiva, ofreciendo un gran rango de servicios basados en técnicas antiguas de curación maya.

Este lujoso hotel tiene el compromiso se siempre ofrecernos “hospitalidad hecha a mano” que implica un servicio personalizado y detallista sin igual. Desde las amplias terraza de las magnificas suites del Belmond Maroma se ven a olas acariciar gentilmente, casi con ternura, a la blanca arena de la playa. Este es un lugar donde el tiempo se detiene, suspendido en el caluroso aire del Caribe, estático y en perfecta armonía.

Melanie Beard

 

  • 0