¿Y qué pasará entonces en 2017?

318 159 Diario Judío México Mas Ideas

¿Y qué pasará entonces en 2017?

“Nos viene un año muy difícil”, nos dicen los rumores generales en sobremesas, llamadas telefónicas, y pláticas casuales…¿Qué está pasando?; ¿Realmente estamos en problemas? Si bien es cierto que percepción es realidad, hay muchas cuestiones que se deben poner en su correcta perspectiva para poder hablar de lo que será 2017:

Factores objetivos de desaceleración económica:

Lo primero que tenemos que saber, es que efectivamente existen una serie de factores objetivos, que se correlacionan ocasionando una serie de efectos predecibles que en este momento significan una mala situación económica en México. El modelo, se expresa de la siguiente manera:

El esquema anterior significa entonces que México crecerá menos en 2017. La devaluación de la moneda, a niveles de un 40% con respecto a 2014, ocasionará necesariamente inflación. El Banco de México, conforme a su mandato de controlar el incremento de precios, intentará que el impacto sea lo más reducido posible, y por eso continuará subiendo las tasas de interés buscando fomentar el ahorro. No obstante, el alza de tasas es una medida económica recesiva, que ocasiona menor inversión productiva y créditos más caros, situación que impactará negativamente a las empresas y el consumo de las personas. Así, es un hecho que tendremos un panorama económico complicado tendiente a la contracción económica.

Lo que realmente nos debe preocupar (los problemas de fondo):

  1. Descontento social: Generalmente, otro factor que puede predecirse, es que la contracción económica produce desempleo y pérdida de poder adquisitivo de las personas. Esta situación, suele ocasionar descontento social y por lo tanto se incrementan los índices delictivos. La protesta se hará presente ante cualquier pretexto.
  2. Insuficiencia presupuestaria: México se encuentra ante un problema grave de endeudamiento interno y externo, donde cada día pagamos más intereses causados por la irresponsable emisión de deuda que a la postre no llevó a un crecimiento económico, dado que el 75% del dinero se derrochó en gasto corriente. Esto causa que tengamos burocracias insostenibles e instituciones estatales quebradas (varias Secretarías, Estados y Municipios). Esto, sumado a la reducción de ingresos por un precio de gasolina bajo, causa que el gobierno tenga que, a como dé lugar, asegurar su ingreso a través de mayores impuestos y eliminación de subsidios. Así, seamos conscientes de que la gasolina es sólo un pequeño elemento más de lo que será un gran ajuste del gobierno por alcanzar sus metas presupuestarias. El gobierno necesitará más dinero. Habría que preocuparnos en cómo lo gastará.
  3. Amenaza a los principales rubros de ingreso nacional: En México, las principales fuentes de ingreso son remesas, IED (inversión extranjera directa), petróleo, y turismo. Hoy, todas ellas se encuentran amenazadas. Las remesas podrían sufrir restricciones por parte del gobierno americano; la IED sufrió su primer gran revés ante la cancelación multimillonaria de la inversión de FORD; el petróleo mantiene una expectativa de precios bajos; y el turismo se afectará si el descontento social incrementa. Así, el país sí podría entrar en una crisis mayor de no atenderse correctamente estas tendencias.

Por lo tanto, ser ciudadanos conscientes trasciende por mucho explotar en redes sociales. Nuestra responsabilidad es informarnos. Los mensajes de nuestro Presidente deben girar en torno a los problemas de fondo, no a la noticia de moda del momento.

 

Enrique Presburger

Director General de Factor Exprés

  • 0