Paraíso en Auschwitz viaja a Chicago.

Paraíso en Auschwitz viaja a Chicago.

Paraíso en Auschwitz viaja a Chicago.WhatsApp Image 2016-08-29 at 8.11.31 AM

Llegamos a Chicago el jueves 25 de septiembre en la noche. Nuestra primera impresión fue de una ciudad llena de movimiento, clubes de jazz, restaurantes, cultura, música, pizzas, etc.

Al otro día quedamos maravillados de esta preciosa ciudad. Rascacielos de diferentes estilos que se mezclan en una visión diferente a todas las ciudades que habíamos visitado. El paseo arquitectónico en barco ilustra esta fusión de estilos lo que le da una apariencia muy especial.

Nuestra primera presentación del documental es en el auditorio del Benito Juárez Community Center, para la comunidad latina de esta ciudad. El auditorio está precioso y tiene todos los avances tecnológicos. Estamos nerviosos ya que faltan 30 minutos para la presentación y hay poca gente. Poco a poco van llegando más asistentes, en su mayoría de origen latino, intrigados por el título del documental.

IMG-20160829-WA0035IMG-20160829-WA0031IMG-20160829-WA0029WhatsApp Image 2016-08-30 at 6.05.39 PM (1)

 

 

 

 

 

El cónsul cultural de México en Chicago, Bernardo Méndez Lugo, nos da la bienvenida y empieza la proyección.
Al final aplausos y empieza la sesión de preguntas y respuestas. Nos avisan que está con nosotros Steen Metz, un sobreviviente danés del guetto de Terezin y pasa junto a nosotros a decir unas palabras. Lo primero que comenta es que era la primera vez que escuchaba del campo familiar BIIb y de esta inaudita historia y preguntaba sorprendido que de dónde la habíamos sacado.
A continuación una serie de preguntas y respuestas de un público escaso pero ávido de conocer los detalles de esta historia y de este héroe desconocido.
La segunda presentación del documental fue el día 26 de septiembre en el museo del Holocausto de Illinois, situado en el barrio de Skokie, lugar a donde llegaron una gran cantidad de sobrevivientes después de la guerra.
El museo es una verdadera joya! Lo primero que nos enseñó nuestra anfitriona, Fanny Sampson, fue una instalación en donde tú puedes interrogar a un sobreviviente grabado en vídeo y él te contesta tus preguntas sobre su vida y sus experiencias.
Después hicimos una visita primero a una exposición buenísima de los Juegos Olímpicos en Berlín, en el año de 1936 y todas sus implicaciones políticas,sociales, económicas y de propaganda.
Continuamos la visita a la exposición permanente que narra los sucesos del Holocausto de una manera sorprendente con fotografías, objetos, dibujos, etc. En fin una visita muy enriquecedora y recomendable.
La proyección va a empezar a las 2 p.m. Y ya son la 1:30 p.m. Llega Alicia Steiner, hija de Bedrich Steiner, sobreviviente que nos abrió la puerta para conocer e investigar sobre Paraíso en Auschwitz. Qué coincidencia tan sorprendente que ella esté aquí y que coincida con esta segunda presentación.
El auditorio se va llenando. Ya no cabe nadie más. 220 personas llenan el lugar.
La directora académica del museo da una breve introducción del documental. Jimena Catarribas, la directora del periódico La Raza de Chicago habla de nuestra trayectoria. Después me toca a mí dar la bienvenida.
Empieza la proyección. Un silencio total llena la sala. En cuanto aparece Fredy Hirsch y Dina Gottlieb lo describe como un anuncio de pasta dental la audiencia ríe al igual que cuando Eva Gross habla de lo «maravilloso» de su número que le tatuaron en el brazo al llegar a Auschwitz-Birkenau.
Conforme avanza el documental, la sorpresa se ve reflejada en los rostros de los espectadores. Miran incrédulos la historia que se está contando. Al final de los créditos aplausos de aprobación.
Inmediatamente después, Alicia Steiner lee el poema «Nunca» de Elie Wiesel. Aplausos en recuerdo de este sobreviviente que nos dejó hace unos meses.
El cónsul de México en esta ciudad, Carlos Jiménez Macías, da unas palabras sobre el documental y lo conmovedora que resulta esta historia.
Pasamos al escenario para responder las preguntas de este público conocedor y exigente. Una señora que era maestra de temas del Holocausto,nos comenta que ella creía que nunca había oído de este tema y que la sorprendía mucho. En general los comentarios fueron de sorpresa, admiración y reconocimiento a la investigación y que es una historia muy impresionante y que el mundo tiene que conocer.
Nuestra misión de dar a conocer «Paraíso en Auschwitz » y a su héroe desconocido, Fredy Hirsch, apenas empieza y Chicago abrió sus sentidos y su corazón para recibirnos.

 

 

Tercera presentación de «Paraíso en Auschwitz» en Chicago.
Son las 4:30 p.m. y Amy Miller, del American Jewish Committee, pasa a recogernos al hotel. El cielo está nublado y acaba de llover. Los rascacielos de Chicago se ven fantasmales y contemplan nuestro andar hacia el Instituto Cervantes, en donde va a ser la proyección.
Llegamos casi a las 5 p.m. Por supuesto estamos nerviosos e inquietos por la importancia de la gente que va asistir. Esta función es organizada por el American Jewish Committee.
Nos recibe Amy Stoken, directora del AJC de Chicago junto con Sarah Van Loon su asistente. Checamos que la proyección y el audio estén bien. Son las 5:30 p.m. y la gente comienza a llegar.
Para nuestra sorpresa llegan unos viejos conocidos de México, Samy y Diana Schuster, que nos saludan efusivamente y se sienten sorprendidos de que estemos presentando el documental en Chicago.
Poco después arriba nuestra queridísima amiga, Fanny Sampson junto con Juan Dirce, del AJC de Miami. Nos ponemos de acuerdo para la entrevista que el nos va a hacer ante el público, al final de la función.
Llega la hora, 6.00 p.m. y la gente pasa a la sala de proyecciones. El auditorio está completamente lleno. 150 personas ocupan el lugar.
Fanny Sampson da la bienvenida. Después habla el director del Instituto Cervantes y explica la labor que ellos desarrollan ahí. Le toca hablar al Cónsul de México en Chicago, Carlos Jiménez Macías, que nos da la bienvenida y dice que se siente orgulloso de nuestro trabajo y nos agradece por llevar nuestro documental a Chicago.
Empieza la función… El público está atento y expectante. Muchos de ellos han asistido debido a que han escuchado de «Paraíso en Auschwitz».
De nuevo risas cuando por primera vez se introduce a Fredy Hirsch. Admiración entre el público femenino ya que Fredy les parece un hombre muy atractivo.
Sorpresa, después, cuando Chava Ben Amos, dice que Fredy era gay.
Los sentimientos de incredulidad van en aumento. Blanca Nieves y los Siete Enanos van transitando por el documental de una manera que resulta difícil de creer. Él climax…Fredy consigue de los nazis, y especialmente del Dr. Mengele, una barraca especial para los niños en el infierno. Inaudito. Como dice Michael Honey en su testimonio, «el mayor de los logros de Fredy fue construir en este lugar terrible, un espacio para los niños, que no fuera prision».
Y para complementar, Zuzana Ruzickova, con una expresión de alegría y felicidad, narra cómo Fredy montó un musical de Blanca Nieves, con muchos enanitos. Y por supuesto la bruja malvada eran los Nazis despiadados. Y el colmo de lo asombroso de este lugar, Dina Gottlieb narra cómo asistieron los SS a la presentación y lloraban al ver la obra. Estos asesinos de dos caras, salían de ahí y continuaban matando a gente inocente. Oto Dov Kulka concluye: No sólo los prisioneros «disfrutaban» de lo maravilloso de esta barraca, sino que también los SS lo hacían…
El final se acerca y el huracán que está destruyendo toda Europa se empieza a mover. En el ojo se encuentra la barraca 31, donde los niños viven un cielo en el infierno. Poco a poco y conforme el huracán se mueve, la luz deja de entrar. Este grupo de judíos checos está predestinado desde su llegada, a morir en las cámaras de gas. Una ironía terrífica… Los asesinos tenían desde un principio sellado su destino. Pero este grupo de héroes anónimos no estaba dispuestos morir sin luchar y, aunque no fue posible hacer el levantamiento, hasta su último aliento pelearon y como símbolo de su resistencia cantaron el Himno Checo y el Hatikva en las cámaras de gas…
Allouette, canción infantil que era cantada en la barraca de los niños e interpretada por Michael Kraus, cierra el film, como un grito de esperanza y alegría hacia el futuro.
Las luces se encienden. Aplausos generalizados. Los asistentes no pueden creer que esta historia haya sucedido.
Subimos al escenario para la entrevista que nos hace Juan Dirce. Es un formato nuevo ya que en lugar de las preguntas y respuestas con el público, el nos pregunta directamente.
Platicamos de la motivación, del origen y de lo que significa para nosotros este trabajo. Por supuesto Fredy es el héroe desconocido y nosotros queremos darlo a conocer. No es justo que solo exista una pequeña placa en Terezin, en el patio de los niños, en su memoria.
Termina la entrevista y de nuevo aplausos de reconocimiento. Afuera del auditorio nos esperan varios de los importantísimos asistentes y líderes de la comunidad con muchas preguntas y felicitaciones por haber logrado este documental.
«Paraíso en Auschwitz » dejó su huella en Chicago. Nos vamos muy satisfechos por haber logrado tocar el corazón del público asistente. Gracias a Fanny Sampson por haber creído en nuestro proyecto. Todavía tenemos un largo camino por recorrer presentando esta fantástica y desconocida narración de lucha, trabajo, enseñanza, amistad, solidaridad, tolerancia y respeto, en el el momento más infame de la humanidad.

» Fredy nos enseño una especie de esperanza, que aún en las más terribles condiciones, se puede emerger de la muerte»

Zuzana Ruszickova

 

Arte y Cultura

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *