¿Por qué es importante jugar?

¿Por qué es importante jugar?

En el marco del Noveno Festival Internacional de Mentes Brillantes, y porque la vida es un juego increíble, ponemos sobre la mesa el tema del juego, y queremos comenzar comparándola con la conducta de los primates. Si te preguntas qué tienen ambos en común, te diremos que tienen más de lo que pensamos; y lo mejor es que gracias a la profunda investigación y observación que Desmond Morris ha hecho de esta especie, hoy nos es posible entender no solo la similitud que tenemos con ellos, sino también el importante papel del juego en nuestras vidas.

Desmond Morris y otros expertos estudiosos de la ciencia del juego

Zoólogo, etólogo, escritor, pintor surrealista, director de películas e investigador; Morris es el autor de El mono desnudo, un análisis exhaustivo sobre la conducta humana desde una perspectiva antropológica y social; y marcó todo un hito en la historia del entretenimiento televisivo al presentar el programa Zootime.

Si Desmond Morris hablaba de sus teorías sobre las habilidades artísticas de los simios en programas de televisión, ¿por qué no hablar hoy de la importancia del juego en la vida de los adultos?

Una de las grandes similitudes entre los seres humanos y los simios es el juego. Etólogos, como Morris, definen el juego entre animales jóvenes como una actividad que no tiene beneficios inmediatos o evidentes, tal como sucede en los niños. Con el paso del tiempo, la intención del juego se modifica, mientras la edad avanza, los objetivos de jugar se vuelven mucho más competitivos.

“El juego es voluntario, se trata de algo placentero, y ofrece un sentimiento que engancha, hace que dejes de percibir el tiempo como tal. Y el acto en sí de jugar es mucho más importante que el resultado de quien gane” – Dr. Stuart Brown.

El Dr. Stuart Brown, fundador del National Institute for Play (Instituto Nacional del Juego) y autor del libro ¡A Jugar!, lleva décadas estudiando el poder del juego en presos, hombres de negocios y hasta en premios Nobel, (sí, aunque no lo crean los premios Nobel también juegan).

El alcance del poder del juego

Después de más de 6 mil historias de juego que el Dr. Brown ha analizado, ha encontrado algunos beneficios producidos gracias a no perder las ganas de jugar:

En parejas, el juego fortalece su relación, ayudándoles a explorar otras formas de intimidad emocional. Jugar permite crear conexiones de una forma más sencilla con extraños.

Para enfermos de todo tipo, el jugar acelera notablemente su recuperación. Para muestra, sólo basta recordar a Patch Adams en el 8º Festival de la Ciudad de las Ideas, quien creó una relación entre todos los asistentes del Auditorio Metropolitano de Puebla con una simple dinámica de juego que unía a miles de personas que no se conocían entre sí. Si lo viviste, sabes muy bien de lo que estamos hablando.

Así como Desmond Morris y el Dr. Brown han dedicado su vida a investigar los efectos que ciertas conductas tienen en nuestras relaciones interpersonales o en nuestra salud, el Dr. Bowen F. White, autor de Why normal isn’t healthy, es un clown que hace más de dos décadas trabaja junto a Patch Adams. White, su esposa y el hijo de Patch Adams han visitado enfermos en Colombia para jugar con ellos e incluso cantar canciones sin necesidad de hablar el mismo idioma.

Hay beneficios muy buenos en jugar, por eso, hoy te invitamos a que, sin importar tu edad, género, nivel académico, religión, sabor de helado favorito o equipo de fútbol al que le vayas, ¡juegues!

Si no sabes por dónde comenzar, aquí te dejamos un par de consejos para que volver a jugar sea más sencillo:

Rodéate de gente juguetona: si te rodeas de gente que piensa que jugar es cosa de niños, probablemente te toque jugar solo y eso será menos divertido. Si puedes ubicar a un par de amigos juguetones, basta con que se reúnan de vez en cuando y jueguen a algo, a lo que sea, pero, ¡jueguen!

Convive con niños: si tienes hijos, sobrinos o hermanos pequeños, haz la prueba de sumarte a sus juegos, déjalos a ellos guiar la dinámica, libérate de prejuicios e imagina, como ellos lo hacen, los escenarios, la historia o los personajes; esto además, estimulará tu creatividad.

Recuerda tus historias de la infancia: ¿recuerdas tu juego favorito de la infancia? Es momento de hacer memoria, recordarlo te dará una perspectiva distinta del papel que el juego tiene en tu vida.

En la 9ª edición del Festival Internacional de Mentes Brillantes celebraremos el juego. Estamos ansiosos por jugar con nuestras ideas y con nuevos conocimientos. Tú, ¿ya estás listo para Play The Game?

 

Andrés Roemer

Sin categoría

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *